¿Cómo elegir la mampara que se adecue a tu espacio?

Buenos días! Una vez más estamos con vosotros en una nueva entrada de nuestro blog, en esta ocasión intentaremos orientaros a la hora de elegir una mampara para vuestro cuarto de baño.

Los parámetros que debemos tener en cuenta a la hora de elegir una mampara de baño son los siguientes:

  • Tenemos plato de ducha o bañera.
  • El espacio disponible del cuarto de baño. Si el espacio libre alrededor del plato o bañera es reducido o tenemos problemas de acceso al plato, debemos elegir un modelo que no sobresalga de nuestra zona de baño, pudiendo elegir opciones de puertas correderas, fijo de vidrio o apertura batiente hacia el interior del plato. Si no tenemos problemas de acceso alrededor del plato, podemos elegir entre cualquier modelo a continuación detallado.
  • Forma y tamaño del plato de ducha o bañera. Si el plato es de un ¼ de círculo, cuadrado o rectangular con los laterales vistos, o solo un lateral de paso.

En base a estos datos podremos elegir el tipo de apertura de puerta que mejor se nos adapte a nuestras necesidades. Tenemos las siguientes categorías con varias opciones cada una:

  • Puerta abatible.
    • Puerta abatible con unión por un frontal. Incluso con cristal en uno de los laterales.
  • Puerta abatible.
    • Fijo de vidrio + doble puerta abatible + fijo de vidrio. Tanto en forma de “L”, como en un mismo lateral del plato de ducha o bañera.
  • Puerta abatible.
    • Plegable con unión por un frontal.
  • Puerta abatible.
    • Puerta pivotante, con o sin fijo de vidrio en un frontal.
  • Puerta corredera.
    • Fijo de vidrio + puerta corredera.
  • Puerta corredera.
    • Fijo de vidrio + doble puerta corredera + fijo de vidrio. Tanto en forma de “L”, angular ¼ de círculo o en un mismo lateral del plato de ducha o bañera.
  • Fijo de vidrio.
    • Con tensor o sin tensor. En el segundo caso, para una mejor integración del espacio, podemos empotrar el perfil en el falso techo, de modo que no tenemos perfilería y además, quedará mejor anclado.

A continuación debemos elegir la estética de la mampara, la cual la dividimos en 2 aspectos:

  • Perfilería, tenemos dos materiales para elegir, aluminio o acero inoxidable. La diferencia entre ambos es el precio y la durabilidad del material, los acabados pueden ser los mismos, aunque se suele elegir perfiles en blanco o anodizados para el aluminio, y cromados para el acero inoxidable. Finalmente si queremos tener una mayor sensación de amplitud y de integración del espacio, podemos elegir un modelo sin perfil.
  • Cristales, debemos separar la fabricación para poder elegir el vidrio a colocar, si son prefabricadas de cualquier casa comercial, suelen ser vidrios templados de 6 u 8 mm, en caso de que nos lo hiciera un cristalero a medida se podría hacer mediante vidrios laminares 5+5 mm o cualquier composición que deseásemos. Todos los modelos se pueden serigrafiar con diferentes dibujos o hacer el cristal mate.

Por último, debemos tener en cuenta varios aspectos a la hora de mejorar nuestras prestaciones de la mampara:

  • Tratamiento antical del cristal, el cual facilita la limpieza y el mantenimiento.
  • Rodamiento doble, para asegurar que la apertura sea suave, sin trompicones y silenciosa.
  • Puertas declipsables, que facilitan la limpieza y el mantenimiento del cristal porque permiten un desmontaje fácil y rápido.
  • Perfil magnético, evita que el agua salga al exterior al garantizar el cierre estanco entre puertas.
  • Perfil de compensación, es el encargado de ajustar el vidrio a la pared, en base a su grosor será más o menos preciso.

Esperamos que os sea de ayuda, ¡Hasta pronto!