¿Qué pérgola elijo para mi vivienda?

La respuesta a esta pregunta varía según los gustos personales y el entorno de nuestra vivienda o negocio, pero con la descripción que te damos a continuación esperamos aclararte las ideas o darte ideas nuevas.

Para comenzar una pérgola es una estructura autoportante o anclada al forjado o fachada de la propiedad. Aquí debemos hacer la primera distinción, ¿qué tipo de estructura queremos?. Tenemos tres tipos de materiales muy identificados para la estructura, madera, metálica o mixta. La estructura de madera está preparada para exterior con unos tratamientos específicos para ello y nos dan un acabado muy vistoso, la estructura metálica sería conveniente que estuviese galvanizada y lacada al fuego para así garantizar la durabilidad de la misma (en cuanto a la oxidación del metal), además, en la actualidad puede tener un acabado en cualquier color, incluso imitación a madera, y por último la estructura mixta es, o una mezcla de las dos anteriores, o la unión de una estructura tradicional unida a madera o metal. Entendemos como estructura tradicional pilares de ladrillo, etc.

A continuación os enseñamos unas fotos donde se pueden ver los tres tipos de estructuras.

Otro tipo de distinción que podemos hacer es el tipo de acabado que queremos en la cubierta. Está decisión es importante y debemos valorarla con determinación teniendo en cuenta que uso le vamos a dar, si es decorativa o vamos a poner una barbacoa, el gusto propio y el presupuesto que tenemos para realizarla. También sería importante tener en cuenta como realizar la limpieza de la misma. Con todo esto, la primera distinción sería “Sin cubierta”, se suele usar en jardines donde queremos aprovechar la luz que entra por fachada y además, no tenemos inconveniente en que se puedan mojar los muebles que pudiéramos tener. También podríamos poner un toldo. No tiene un coste muy elevado (también depende de la calidad del mismo), pero el gran inconveniente que le vemos es que la suciedad se queda entre los diferentes raíles y para su limpieza hay que desmontar la lona. Desde nuestro punto de vista lo consideramos algo incómodo más que un problema. Pero tenemos la ventaja de poder abrir el toldo y que nos quedase sin cubrición.

Podemos cubrir nuestra pérgola con vidrios, en los cuales debemos aconsejar que como mínimo sean un laminar 4+4  en caso de que el ancho entre vigas sea de 80 o 100 cms. para garantizar la seguridad, en caso de que el ancho fuera mayor aconsejamos que lo viese un especialista para determinar que espesor sería el apropiado. Debemos decir que los vidrios quedan muy bien pero en cuanto al aspecto de limpieza se verá toda la suciedad que se pudiese acumular, es un punto que se debe tener en cuenta. También un dato a tener en cuenta es el calor del sol que se podría dar. Si está situada en un lugar donde diese mucho el sol en un lugar cálido tendría un efecto invernadero lo que hace que no la aconsejemos para este tipo de situaciones.

En este caso se ha incluido un toldo motorizado para poder disminuir el calor del sol.

A continuación tenemos la opción de cubrición con lamas o lamas mecanizadas. Este acabado nos garantizará la estanqueidad en días de lluvia y nos protegerá del sol, pero tiene un coste un poco más elevado a los toldos. También debemos remarcar que no habrá la misma luminosidad que otras, ya que las lamas solo giran, por lo que siempre generarán algo de sombra.

Otra opción que podemos barajar es poner una cubierta tradicional, o bien un tejado de tejas o bien de madera. Estos sistemas tienen el inconveniente de que tiene un coste mayor debido a la mano de obra que conlleva, Pero si tenemos una vivienda estilo rústico, es una solución muy adecuada.

A continuación nos encontramos con la posibilidad de cubrición mediante ventanas correderas, tanto manuales como motorizadas. En el caso de la foto además están usando un vidrio traslúcido, el cual nos permite pasar la luz pero no se ve a través de él.

Por último tenemos la opción de utilizar policarbonato. Tendría un acabado similar al vidrio pero no es totalmente transparente, además es mucho más económico que el vidrio.