Esta semana traemos un proyecto en Castellón de la mano de “GMG ARQUITECTOS”. Se trata de una vivienda unifamiliar de alta eficiencia energética, diseñada con criterios de salud y sostenibilidad, para conseguir una excelente simbiosis entre el entorno y la obra, sacando la máxima funcionalidad y versatilidad del espacio.

El lugar, el diseño, los materiales y las instalaciones fueron estudiadas detenidamente para provocar la menor cantidad de efectos físicos y químicos durante la ejecución de la obra y favorecer el desasarrollo saludable de los inquilinos.

Entre otras las soluciones constructivas desarrolladas en obra para conseguir la eficiencia han sido: suministro y colocación de un aislamieto con corcho natural, siendo un aislante térmico, acústico, vibratorio, un regulador climático sin provocación de condensación y un material de ahorro en el consumo de energía (llegando hasta un 40,0% en los costes energéticos de la vivienda). Acabados con revestimientos naturales, cubiertas ajardinadas y el aprovechamiento de las aguas pluviales. Este último aspecto permite la utilización de este agua para funciones como la limpieza general de la casa y el funcionamiento de lavadoras y lavavajillas.

La funcionalidad de la vivienda es en gran parte por la distribución elegida, definiendo las zonas de día (planta baja con zona de estar, comedor y cocina) y zona de noche con dormitorios. La zona de estar y cocina se encuentra anexos, provocando un espacio conectado y diáfano.

Los revestimientos en madera y acabados en blanco bien trabajados, han logrado unificar la volumetría en un cuerpo único y especial.