TIPOS DE CAMPANA DE COCINA

¿Qué campana es la ideal para mi cocina?
Esta, como todas las dudas que nos surgen a la hora de acometer una reforma en nuestra casa, es una pregunta con difícil respuesta ya que dependerá de distintos factores a tener en cuenta y sobre todos ellos dependerá del estilo personal que queramos darle a la cocina.
Las campanas de cocina son un electrodoméstico necesario para nuestra vida diaria en el hogar pero ha pasado a convertirse en un elemento decorativo de la vivienda.
Aunque hay muchos más factores que influyen en su elección y por los que podemos hacer clasificaciones de tipos de campanas, para nosotros el factor determinante para elegir el tipo de campana es la ubicación de los fuegos que tenemos que tener clara una vez elegida la distribución de la cocina.
¿Qué tipos de campana nos ofrecen las marcas de electrodomésticos?

a) Cuando los fuegos están ubicados en una encimera tradicional contra una pared, podemos instalar los siguientes tipos de campana:

-Extraplanas o telescópicas: son las más discretas y económicas. Pasan desapercibidas con el mobiliario y se extraen tirando del frontal para que funcionen.


-Extractoras encastradas: ubicadas bajo un armario superior de la cocina, hasta hace poco eran las más habituales.


-Decorativas:  se anclan a la pared y quedan totalmente vistas, con diseños modernos y combinando inox y vidrio negro habitualmente.

b) Cuando los fuegos están ubicados en una encimera que forma una península o una isla podemos instalar los siguientes tipos:

-Campanas de isla: son más modernas y llamativas, requieren de bastante espacio por eso son recomendables en espacios amplios.

7
-Campanas de techo: son las últimas que han aparecido en el mercado, están teniendo mucho éxito al estar encastradas totalmente en el techo y pasar muy desapercibidas. Por se novedad aún tienen un alto coste.


-Campanas de encimera: se integran en la propia encimera junto a los fuego de forma que se elevan o encastran al encenderlas.

Dentro de estos tipos de campana las podemos diferenciar por su funcionamiento teniendo las siguientes opciones:
-Campanas de succión: estas campanas aspiran los humos, olores y gases y los envían al exterior mediante un tubo comunicado con la fachada de la vivienda. Su mayor ventaja es su eficacia, puesto que eliminan completamente las partículas en suspensión que se generan al cocinar.
-De filtro de carbono o recirculación: en este caso no existe tubo de evacuación; la campana aspira los humos y gases y los pasa por un filtro que depura el aire, volviéndolo a enviar al ambiente. Son menos eficaces a la hora de eliminar olores, pero cuando se instalan no es necesario colocar el tubo ni perforar la fachada, lo que es útil para determinadas situaciones donde sea complicada la instalación.

¿Cómo funciona una campana extractora?
Generalmente, el funcionamiento de las campanas de cocina se suele realizar de dos maneras:
-Por extracción: el motor de la campana aspira el aire que se genera al cocinar y después pasa por un filtro metálico anti-grasa (que puedes limpiar en el lavavajillas) que lo expulsa fuera de la casa mediante un tubo de salida de humos. Por norma, el tubo tiene unas medidas establecidas y será mejor corto ya que, cuanto más largo sea el tubo, más potencia necesitará el motor. También es necesario que incluya una válvula anti retorno, para que el humo y los olores no vuelvan a la cocina.
-Por recirculación: en las cocinas que no tienen salida de humos, la campana absorbe y limpia el aire haciéndolo pasar por un filtro antigrasa primero y, después, por un filtro desechable de carbón activo que trabaja absorbiendo los olores para devolver el aire limpio a la cocina.
Una vez tengamos claro el tipo de campana que se adapta nuestras necesidades para elegir un modelo concreto tenemos que tener en cuenta diversas cuestiones como los metros de la cocina, el tipo de ventilación o el uso que hacemos de esta.

¿Qué tenemos que saber antes de elegir nuestra campana extractora?
Antes de hacernos con una campana para la cocina debemos conocer los metros cúbicos de la cocina (ancho x largo x alto), el tipo de ventilación (si tenemos salida al exterior o no) y el uso que vamos a hacer de la cocina (no necesita lo mismo una pareja que apenas cocina en casa que una familia numerosa que hace un uso diario de la misma).
Por otro lado, tendremos en cuenta otros factores como el tipo de cocina que tenemos, en una cocina de poco metros podemos optar por campanas extractoras más planas o integrables y en cocinas con isla deberemos optar por diseños más grandes y potentes, o que el rendimiento de la campana está relacionado con el recorrido de los tubos, que cuanto más directo sea más efectiva resulta la cocina.

¿Cuáles son las características técnicas de una campana extractora?

A la hora de escoger la campana de extracción para tu cocina debes tener en cuenta numerosos aspectos como el nivel de extracción que necesitas para saber de qué potencia necesitas tu campana. También debes recordar que, para las cocinas sin salida de humos, debes utilizar campanas con filtros de carbono activo que filtran el aire y eliminan los malos olores. El nivel de ruido de las campanas requiere una especial atención, ya que muchas veces supone un problema el exceso de ruido que generan mientras cocinas. En las cocinas de mucho uso, puedes optar por una campana con motor blindado, así protegerás el interior de grasa, polvo y suciedad. Las características técnicas generales de las campanas de extracción a las que debes atender son las siguientes:

 

-El tamaño: los expertos recomiendan que tenga una superficie de aspiración diez centímetros más ancha por cada lado que la zona de cocción y como mínimo el mismo tamaño que esta. A la hora de colocarla deberemos situar la campana a una distancia del fuego mínima de 55 centímetros para placas vitrocerámicas, de inducción o eléctricas y de 65 centímetros en placas equipadas con gas.

 

-Los motores: es importante que te fijes en que la campana tenga motores blindados de hierro y no de plástico, para evitar que la grasa entre y se adhiera. Es especialmente relevante también que tenga varias velocidades y una válvula antirretorno que, como explicábamos en puntos anteriores, impide la vuelta a la cocina de olores y humos una vez apagada la campana. Los modelos más utilizados suelen tener una capacidad de absorción de hasta 500 m3/h como mínimo.

 

-Los decibelios: Los modelos que se fabrican cada vez son más silenciosos, incluso hay algunos que incluyen cerramientos con revestimientos de materiales que absorben el ruido y lo amortiguan. Aunque también es cierto que el nivel de sonido aumenta en función de la potencia de absorción. Las campanas extractoras emiten de media entre 70 y 80 decibelios a potencia máxima y unos 40 decibelios con la mínima potencia. Si no quieres que provoque demasiado ruido, te recomendamos un modelo que no pase de los 60 decibelios.

 

-Capacidad de extracción: Para saber la potencia que debe tener la campana extractora, debes contar con las medidas de tu cocina y con los tubos que instales para dar salida al exterior al humo.

 

-Potencia necesaria: según informan los propios fabricantes, una campana extractora adecuada debe renovar el aire de la cocina entre 6 y 12 veces a la hora (6 a velocidad mínima y 12 a velocidad máxima). Para calcularlo debemos conocer el volumen total de nuestra cocina (alto x ancho x largo) y multiplicarlo por la cantidad de veces que se necesita renovar el aire (12 a velocidad máxima).
Por ejemplo, si tenemos una cocina de 25m3 a velocidad máxima la campana debe tener una capacidad de extracción de unos 300m3/h que salen de multiplicar los metros por la cantidad de veces que se necesita renovar el aire (25*12=300). En caso de que tengamos una isla en vez de por 12 deberemos multiplicarlo por 15.
Es importante que conocer el diámetro que pide el modelo de campana que elegida porque si el tubo de tu cocina es inferior al que elijas, la campana no funcionará bien. Sería contraproducente dado que la capacidad de aire que puede aspirar la campana, no cabría por el tubo y el humo retornaría a la cocina, perdiendo así capacidad de extracción y aumentando la generación de ruido.

-Consumo: comparada con otros electrodomésticos, la campana es uno de los que menos energía consume, aunque el gasto final siempre dependerá de la potencia del modelo que se haya elegido. Cuando la campana funciona a potencia mínima, se calcula que el consumo es de unos 70 w/h y cuando funciona a máxima velocidad y con la luz encendida es de unos 200 w/h. Las campanas suelen tener tres velocidades, aunque algunas ya incluyen una cuarta.

¿Qué funciones incluyen los nuevos modelos?
Además de las funciones convencionales (las diferentes potencias de extracción y la luz) los modelos más completos incluyen funciones automáticas muy prácticas. Por ejemplo, la desconexión automática retardada si te dejas la campana encendida; la activación automática y el control de la capacidad de aspiración al detectar humo en la cocina, o la programación electrónica de la velocidad que se realiza a través de sensores.

 

¿Cómo realizar un buen mantenimiento?
Hay algunos acciones básicas que podemos realizar para alargar la vida de tu campana extractora y optimizar su rendimiento. Si quieres que funcione al máximo rendimiento, evita las corrientes de aire, ya que podrían desplazar los humos lejos del aparato. Por ello, cierra la puerta de la cocina o la ventana, si dispones de ella. Puedes encenderla unos minutos antes de poner el recipiente al fuego y, una vez apagado, dejarla en marcha durante unos cinco minutos. Lo ideal es seleccionar una potencia alta para absorber bien las grasas, y una baja para los vapores de agua.
Evita dejar los fuegos encendidos con la campana apagada y utilizar para su limpieza productos abrasivos y estropajos que pueden rayar la superficie.
Sea cual sea el tipo de campana por la que te decantes, todas incorporan filtros para el aire que deben limpiarse de forma periódica cuando la grasa se haya acumulado. Montarlas y desmontarlas es sencillo y, además, los filtros también son recambiables. En las campanas de recirculación, los filtros de carbono se deben cambiar obligatoriamente una vez al año para que el sistema depurador funcione correctamente.
Los filtros de fibra de fieltro puedes lavarlos a mano, siempre y cuando pongas cuidado, para que no pierdan la forma, ya que te resultaría muy complicado colocarlos de nuevo.
En las campanas de succión son habituales los filtros de metal, que puedes lavar en el lavavajillas si no tienen la grasa demasiado incrustada. Si han acumulado demasiada grasa, es mejor que los sumerjas en un recipiente que contenga algún producto desengrasante.

1 comentario
  1. Branco Chacon
    Branco Chacon Dice:

    Buenas estoy interesado en el precio que tiene el extractor que es pequeño y se disimula en el mueble precio por cantidad unas 20 quiero y precio unitario

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 15 =